“Pranayama” técnica de respiración que te ayudará a dejar el pasado atrás y disfrutar tu presente

En el mundo frenético en el que vivimos actualmente somos bombardeados o mejor dicho “toxificados” constantemente. La exposición directa o indirecta de los distintos medios a la que nos sometemos en todas las áreas de nuestra vida es apabullante. Siendo consientes o inconscientes de aquello, continuamos estando dominados y nos dejamos influenciar al compás terrenal del ritmo que nos marcan; dejándonos arrastrar por todo ese caos que desconocemos a dónde nos llevará finalmente.

Ahora más que nunca es crucial que aprendamos el arte de hacer una pausa, serenarnos, respirar y curarnos para así poder seguir adelante. Es la única manera de poder lograr una visión clara de hacia dónde queremos dirigirnos y de quién deseamos ser.

La tarea de liberarse del yugo dominante impuesto por la sociedad debe nacer desde nosotros mismos; empezando con el autoconocimiento y autocontrol de nuestros pensamientos, la energía con la que realizamos nuestros hábitos, la carencia de atención hacia nuestro cuerpo y el sucumbir frente a las emociones propias. Alcanzar este control requiere de muchísima práctica, apoyada en la respiración y observación.

La técnica de respirar ha sido considerada un verdadero arte desde hace miles de años, por varias civilizaciones alrededor del mundo que han descubierto que esta acción tan simple que el cuerpo humano realiza es una herramienta poderosa; cuyas ventajas son infinitas y tan increíbles que las derivaciones positivas en el organismo son asombrosas. Además está demostrado a través de varios estudios científicos las virtudes tan amplias que ofrece; tanto así, que a nivel mundial se ha promovido la implementación de espacios en los cuáles personas de todas las edades, desde niños pequeños de escuela hasta academias de policía; se encuentran formando parte de grupos de individuos que promueven esta actividad.

En nuestro continente, cada vez el término Pranayama es más escuchado por distintas comunidades que están a favor de desarrollar un estilo de vida más saludable; así como aquellos grupos que tienen a la práctica de yoga entre sus hábitos cotidianos. Entérate más revisando el artículo siguiente:

Pranayama es una ciencia antiquísima, la cual se enfoca en el control del “Prana” o energía vital, a través de una adecuada regulación de la respiración. Lo que se pretende es mantenerse en el momento presente, y dejar de lado el tiempo pasado y el futuro que regularmente son los que nos anclan a vivir con estrés y ansiedad.

Entre los beneficios que brinda esta práctica se encuentran:

  • Permite estabilizar la mente; manteniéndola lúcida
  • Vigoriza los nervios
  • Otorga salud física
  • Aumenta el fuego digestivo o “agni”
  • Despierta el “kundalini”; es decir la energía divina que yace dormida en nuestro cuerpo.
  • El rostro resplandece
  • El exceso de grasa desaparece; e incluso
  • Un encanto particular se desprende de toda la personalidad.
  • El cuerpo se purifica y la concentración mejora.

Existen innumerables técnicas de Pranayama, como abundante información literaria y digital que hoy en día se encuentra al alcance de un solo click. Todas ellas son descritas ampliamente y despertaran en ti esa avidez de conocimiento insaciable.

El primer paso es lo que cuenta y simplemente lo darás buscando un lugar tranquilo y en el que te sientas cómoda, seguidamente vas a tomar asiento cruzando tus piernas; si deseas puedes sentarte sobre un cojín o una manta doblada. Ahora cierra los ojos, trata de mantener tu espalda recta, coloca las palmas de tus manos sobre las rodillas, y concéntrate en tu respiración, trata de visualizar en tu mente como el aire ingresa en tus fosas nasales cuando inhalas y sale cuando exhalas, siente como tu abdomen y pecho se llenan de aire y crecen; así como descienden.

Con el pasar de los días esta actividad se volverá un hábito y atraerás una gran paz y dicha a tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *