COLUMNAS LMN

¿Por qué la reacción de Gabriel S. es un privilegio patriarcal ante la filtración de su vídeo?

Este año fue aprobada la llamada Ley Olimpia, la cual, es en sí misma un cúmulo de leyes que protegerán a victimas de que su contenido sexual (imágenes, vídeos, etc…) sea difundido sin su consentimiento.

La razón de llamar a esa ley “Olimpia” es porque su activista y luchadora principal fue Olimpia Coral, mujer que a sus 18 años fue victima de su ex pareja de violencia digital, pues difundió un video en donde se ve a Coral teniendo relaciones sexuales con él (a él no se le veía la cara). A partir de ahí, Coral fue victima de la violencia de género, pues sólo el contenido de una mujer provoca insultos y amenazas para la mujer y la reacción de la sociedad ante el “pack” de una mujer no es la misma cuando se trata del pack de un hombre y un claro ejemplo, es lo que acaba de ocurrir con el vídeo filtrado del actor Gabriel Soto.

Leer para saber más: ¡Ley Olimpia es aprobada! Darán hasta 6 años en prisión por acoso sexual digital

Caso Gabriel Soto

“La Ley Olimpia no se hizo sólo para proteger el contenido de las mujeres” es lo que desde ayer ha estado circulando en redes sociales con dos objetivos: 1) pedir respeto y protección del vídeo del actor (acción que obviamente es la correcta) y 2) para juzgar (nuevamente) a las mujeres que solicitan el link del vídeo.

Pero ¿por qué no es lo mismo? La sociedad machista y misógina nos ha demostrado que reacciona demasiado diferente ante de quién es el contenido sexual, pues mientras en casos como el de Zague y Gabriel se ha demostrado, que ellos han recibido halagos tanto de hombres y mujeres. Así como el apoyo de sus lazos patriarcales, pues hasta el momento, gracias a su posición y herramientas, así como de la Ley Olimpia, el actor ha recibido apoyo moral y en el caso de Zague, ¿Ya olvidaron los contratos publicitarios que recibió el deportista GRACIAS a su vídeo filtrado?

Te puede interesar:

Punto para el patriarcado: Victoria V. 1era mujer trans modela para Playboy México

Ahora, realmente aunque el vídeo de Zague y Gabriel fueron los exhibidos, las victimas (también) terminaron siendo las mujeres más cercanas a sus vidas, pues la ex esposa del deportista a contado como su vida se vió afectada mientras Zague recibía dinero y aplausos. En el caso de Soto, él sabe perfectamente eso, y aunque en su vídeo dijo que se sentía vulnerable pidió respeto y cuidado del material por sus hijas y su esposa. ¡Claro!

Tomado de Youtube.

Cuando el contenido sexual de una mujer ha sido ventilado, esa mujer ha recibido amenazas de violación y hasta de muerte, por no aminorar el impacto que tiene para la vida de la victima las ofensas que se le puedan decir, tú sabes a cuáles me refiero, pues la vida sexual de una mujer no tiene la misma concepción liberal que la de un hombre. En el caso de Olimpia, ese acoso fue a tal grado que ella misma ha dicho que pensó en quitarse la vida.

Soto y Zague fueron dos hombres victimas de que alguien filtró su vídeo intimo, SÍ, eso no se niega, pero NO fueron, ni serán victimas de esta sociedad machista, pues el patriarcado los protege. Las mujeres, tal vez la gran mayoría de nosotras da una lección a todos los acosadores sobre cómo se debe reaccionar ante la filtración de un contenido sexual, pues dudo que alguna de nosotras lo siga o se sienta con la libertad de darle una nalgada a la victima en cuestión si un día se lo topa en la calle.

La moral, los valores y el profesionalismo de las victimas masculinas de ambos casos no se puso en juicio, pues su carrera seguirá a flote y/o hasta mejorará. Mientras que mujeres, han sido hasta despedidas por el simple hecho de llevar una falta corta o un escote “atrevido” a su labor.

Te recomendamos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *