EL ESPEJO,  Empoderamiento

Si no te amas a ti misma, no puedes amar a alguien más

¿Tengo que amar…te? Esta pregunta muchas veces nos la hemos hecho o nos han hecho creer que tenemos que hacérnosla.

Pero qué pasa si no quiero, no puedo o simplemente no ha llegado el momento, la persona, la situación o el deseo y sobre todo ¿quién dice que tengo que amar a alguien? ¿Por qué no solo me amo y ya?

El psicoanalista y filósofo Erich Fromm, afirmaba que:

una gran parte de nuestro yo esta hecho de la unión con los demás”

Compromiso, Pareja, Romance, Bicicleta
Pareja paseando de pixebay.com

Y por este motivo es necesario tener que amar, querer, tener aprecio, tratar de que una persona nos caiga bien o poder relacionarnos con otros al menos, esto con la finalidad de satisfacer una de nuestras más preciadas necesidades, la de relación.

Pero ¿qué hay con el amor?; Fromm menciona que para poder hablar de amor o de compartir una emoción hay que ver primero nuestra autoestima, puesto que es la que está en medio de todo esto ya sea a la hora de relacionarnos o de dar el todo emocional a alguien.

El autoestima

Mariquitas, Errores, Insectos, Pareja, El Amor, Dos
Mariquitas simbolizando la unión de pixebay.com

El autoestima va a depender de diversos factores, en su mayoría externos, mismos que vamos a ir integrando a nuestra persona ya sea por características o rasgos ya sean buenos o malos, aspectos físicos, emocionales o intelectuales que podemos apreciar o nos pueden disgustar de nosotros mismos, además si lo sumamos a cómo podemos sentirnos con nosotros y de lo qué somos capaces de proyectar; esto tendría como resultado la forma en que interactuamos, el tipo de relación que  creemos nos dejara satisfechos y las necesidades de afecto, seguridad, comprensión y validación que esperaríamos de estos encuentros; al final el punto es ganar u obtener satisfacción en aquello que deseo o necesito.

Por ello cuando hablamos de amor, tenemos que definir si se trata de proyectar amor y de dar amor, ya que son dos cuestiones diferentes. Proyectar es lo que en realidad necesitamos y demandamos al otro y dar es lo que queremos compartir. Y aquí es donde se complica todo. Porque claro solo hay que pensar por un segundo si yo necesito amor o quiero dar y puedo dar amor.

Dentro de su trabajo, Fromm toca el concepto de amor, dentro del cual afirmaba que :

“el amor es el único camino que permite a las personas llegar a unirse con el mundo y, al mismo tiempo, conseguir la individualidad y la integridad”.

Por eso hablar o sentir amor implica saber en dónde estoy parada y si ya tengo sentido de pertenencia primero conmigo y después con el entorno. Porque si primero busco para después integrarlo a mis emociones y concepto de mí, puedo fallar o confundirme, ya que solo estaría integrando lo que los demás ven y no lo que en realidad soy o puedo llegar a ser, porque me quedo limitada a solo la versión de los demás, ¡y uf! vaya que lo hemos hecho miles de veces, dando pie muchas veces a las falsas etiquetas o a generar expectativas irreales o inalcanzables de nosotras y de nuestro sentir hacia los demás o de lo que creemos que tenemos que esperar.

¿Cuántas veces nos ha pasado esto? Millones de veces seguramente.

Hay veces que creemos estar listas para recibir amor, pero en realidad estamos buscando llenar o cubrir alguna necesidad que no somos del todo capaces de hacerlo por nosotras mismas y es por eso que fracasamos en esto de las relaciones o lo complicamos innecesariamente, y no solo las relaciones de pareja sino cualquier tipo de relación interpersonal; esto porque le estamos exigiendo al otro lo que yo no soy capaz de tener de mí misma o por el contrario, creo que estoy lista para dar amor a manos llenas que lo doy todo y desmedidamente para después quedarme complementa vacía, sola, triste y odiando al mundo entero sentada frente al televisor con una seria de desamor y tragando un litro de helado.

Senior, Ancianos, Personas, Pareja
Pareja de la 3era edad de pixebay.com

Fromm en su libro El arte de amar, estableció que:

“hay cuatro elementos básicos comunes a todas las formas de amor verdadero y estas son el cariño, la responsabilidad, el respeto y el conocimiento mutuo”.

Esto quiere decir que para poder amar primero debe de existir un sentimiento real y genuino hacia la persona y que debe ser en pro del crecimiento personal o de la construcción en conjunto con el otro; seguido de responsabilidad, porque no se trata de obligar o de tener que sentir o decir algo que en realidad no quiero; por ello debo de responsabilizarme de todo lo que puedo llegar a pensar, sentir y actual siendo congruente;  así que no podemos andar culpando al otro de que no nos quiera o forzándonos a querer a alguien.

Seguido de esto viene el respeto que va ligado con el concepto anterior y que tiene que ver con cuidar la dignidad, este concepto del amor no se trata de no lastimar o de no infligir dolor; puesto que es muy difícil no lastimar al otro, por cualquier tipo de situación, pero el punto en concreto es que seamos capaces de reparar y asumir las consecuencias de nuestras acciones, siempre y cuando no esté en juego la integridad de los involucrados.

Finalmente, el conocimiento mutuo es un punto super importante, ya que para poder amar o pedir amor necesitamos conocernos, como para saber que me hace sentir feliz, amada, aceptada, considerada o todas aquellas emociones que ayuden a mi crecimiento personal;  además de saber en qué situación me encuentro; si es un buen momento, si deseo involucrarme emocionalmente y no generar expectativas o forzando emociones o pensamientos, no debe de haber peros, para justificar algo que en realidad no quiero hacer, como no es mi tipo pero me vería bien con él, pero es que yo quería tener a alguien, pero es que mis amigas tienen pareja, pero es que me siento sola, pero, pero, pero.

Niñas, Lesbianas, Mejores Amigos
Mujeres que se aman de pixebay.com

A la hora de amar debo de estar yo primero y no por egoísmo, sino porque con esto demuestro la capacidad que tengo de verdad para poder amar a otro…

Algo que siempre tenemos que tener muy presente a la hora de amar, es que debo de estar yo primero y no por egoísmo, sino porque con esto demuestro la capacidad que tengo de verdad para poder amar a otro, ya que de acuerdo a Fromm “alguien que ama a otra persona debe sentir afecto por ella y estar dispuesto a cuidarla. El amor significa también responsabilidad, es decir, disposición y capacidad para responder”.

En conclusión, si claro primero me amo yo, y después puedo compartir.

Referencias:

  • Erich, Fomm. El arte de amar. Barcelona: Editorial Paidós Studio, 1996.
  • De La Cueli, JOSE.  “Teorías de la personalidad”. Editorial TRILLAS, México 3era edición, 2016,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *