Ouka Leele, pintora y feminista: de la adversidad al arte.

Ouka Leele es el seudónimo que utiliza desde hace décadas la artista multidisciplinaria Bárbara Allende Gil de Biedma, uno de los símbolos artísticos más coloridos de Madrid.

En su juventud formó parte del movimiento de contracultura “Movida Madrileña”, surgido en una España que atravesaba su época postfranquista, y conformado por diversos autores que exploraron y desarrollaron principalmente la pintura, la música, la fotografía, el cine y la moda. Allí mismo adoptó esta jóven promesa su peculiar mote, que era el nombre que su colega ‘El Hortelano’ le había dado a una de las estrellas de su obra pictórica ‘Mapa de estrellas’.

Bárbara nació y creció en una familia donde el arte era valorado, y desde pequeña se dedicó a escribir, dibujar y pintar. Pronto se enamoró de las obras de El Greco, que observaba en las salas del Museo del Prado, con detallada fascinación por el uso de los colores. Soñaba con inventar uno cuando fuera mayor.

Si bien siempre se consideró a sí misma pintora por sobre todas las cosas, hoy en día es mayormente conocida por sus trabajos en fotografía. Lo curioso es que su aproximación a esta técnica nació, podríamos decir, de manera forzada y casi a modo de escape. “Por aquel entonces tenía un novio que me prohibía pintar, y yo dejaba que me lo prohibiera. Era la ley del terror”, recuerda. Como alternativa y siguiendo los consejos de uno de sus colegas, terminó por adentrarse en la fotografía, ya que eso “no molestaba tanto”. “He vivido una vez detrás de otra el que el novio de turno tuviera muchísimos celos, no de otros hombres, sino de mi obra, de mí, de mi éxito (…) No se por qué esa envidia o ese no aguantar que la mujer sobresalga”, ha declarado la artista, citando una problemática que la afectó en repetidas ocasiones a lo largo de su vida y que resulta común a muchas mujeres.

«A cualquier mujer jóven le diría que tenga pasión por lo que hace, por el arte, que la primera que se lo tiene que creer es ella. (…) Yo creo que la mujer tiene que ponerse en su sitio, ser valiente, sobresaliente, fuerte y poderosa, y que no dejen de hacer eso pensando que si no las van a dejar.»

Ouka Leele.

Pero la fotografía nunca le había interesado demasiado, su pasión indiscutible era pintar. Dándole un giro a las técnicas que ya conocía, comenzó entonces a tomar fotografías en blanco y negro para colorearlas posteriormente utilizando acuarelas. De esta manera, encontraba que los colores y la emoción que ella percibía en las imágenes, se transmitían mucho mejor que a través de los colores propios de la simple foto. A partir de esta experiencia, nació su estilo único e inconfundible.

Ouka Leele.

Viajó por Nueva York, luego a México y posteriormente se dividió entre París, Barcelona y Madrid. Expuso sus obras obteniendo gran aceptación, y colaboró con trabajos de escenografía y vestuario con personalidades como Pedro Almodóvar. Se hizo merecedora de numerosos galardones, entre ellos el Premio Nacional de Fotografía, en el año 2005.

A lo largo de su carrera ha levantado bandera en defensa de los derechos de la mujer, y su voz transgresora se ha manifestado así mismo disconforme en muchas ocasiones contra las ejecuciones erróneas del feminismo en el ámbito artístico, citando como ejemplo las veces que se la convocó para exponer sus obras en el marco de eventos dedicados a la celebración del día de la mujer. Ha explicado que así se termina por aislar nuevamente a la misma, ya que se la realza desde un lugar que tiene más que ver con la discriminación que con la igualdad: “(…) Hay que incluir a la mujer en todo, y al hombre también. Yo quiero estar en un Museo Nacional igual que todxs lxs demás”. Sobre ello, se desarrolla en su libro ‘Axis Mundi y otros relatos’, publicado en 2017.

«Creo que el arte no tiene género, que todxs por dentro somos masculino y femenino»

Ouka Leele

En 2014, estrenó su cortometraje titulado “Un cruel banquete: PourQuoi?”, en el que entrevistó a la periodista y activista congolesa Caddy Adzuba; un breve documental que pretende visibilizar la violencia que sufren las mujeres en los conflictos de África Central, expuestas a un sinfín de atrocidades al ser convertidas en elementos y territorios bélicos.

Ouka leele es una artista en constante expansión, y una ferviente defensora de los derechos humanos. Cada una de sus obras nos muestra una mirada viva, creando sinergia entre elementos cotidianos, colores vibrantes y atípicos, y una reconocible impronta surrealista con lenguaje propio. Podemos decir que ha sabido tomar las adversidades para transformarlas en arte, y utilizarlas como herramientas que le permitieran transmitirnos sus inquietudes más profundas, así como también la riqueza de su mundo interior, ese mismo que con su pureza nos invita a descubrir en nosotras mismas.

(1) Comentario

  1. […] Ouka Leele, pintora y feminista: de la adversidad al arte. Nannerl, la hermana de Mozart: una cinta dedicada a la olvidada compositora. La pintora que utiliza su menstruación para pintar Etiquetas: artecineculturadocumentalestrenos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *