NOTIBRUJAS

La primer “nude” enviada en la historia fue hecha por la pintora Sarah Goodridge

Ahora que a sido aprobada la nueva Ley Olimpia, muchas mujeres se sientes más seguras de compartir sus nudes, pues como un ejercicio de satisfacción personal (para algunas) es que ahora toda persona que comparta ese material que se envía en un contexto de confianza e intimidad será castigado, para eso te recomendamos leer: ¡Ley Olimpia es aprobada! Darán hasta 6 años en prisión por acoso sexual digital

Pues ahora que la sociedad abre más sus horizontes respecto a la lista de tabues sexuales entorno a la mujer, vamos a hablar de Sara Goodridge, pintora que envió al hombre que amaba una mini pintura de sus senos.

“Belleza revelada” es como se llamó su obra de arte y ahora está expuesta en la colección del Metropolitan Art Museum de Nueva York, no sólo como una obra de arte, sino como un hecho histórico. Se trata de una acuarela pintada sobre marfil de 6,7 x 8 cm y se concibió a principios del siglo XIX.

Leer: 3 razones que provocan envidia entre mujeres y cómo sanarlas

¿Por qué en miniatura?

Vamos a contextualizar, pues en esos tiempos las miniaturas eran a menudo el único recuerdo que se podía tener de los seres queridos, pues cuando alguien emprendía un viaje, se iba a la guerra o quería el recuerdo de algún familiar, amiga o pareja, se le regalaban esas miniaturas para que las guardaran cerca de su pecho.

Un negocio de recuerdos

Sarah no sólo fue alguien creativa y enamorada, pues también emprendió un negocio en donde ella llegó a pintar de dos a tres miniaturas a la semana y sí, suena poco, pero en esos tiempos (quien sabe cuánto cobraba) fue gracias a eso que se compró una casa en los barrios más caros de Boston.

DATO CURIOSO: Parece que su amor no fue correspondido, pues a quien le envió su miniatura se casó con otra mujer. Sin duda nos deja una gran lección, pues revolucionó su propia sexualidad, transgrediendo la connotación romántica que en esos tiempos y aún ahora, para muchas mujeres es la única forma de concebir su propia sexualidad.

A demás leer:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *