La meditación cambiará tu vida

Algunas personas relacionan la meditación con prácticas religiosas e incluso con connotaciones sobrenaturales y creemos que es una capacidad que no es para todas. Después de leer este artículo seguro que comenzarás a practicarla.

La meditación es una técnica a través de la cual podemos estimular el estado de plena consciencia y creatividad, incluso desde la investigación científica se ha comprobado el impacto positivo que tiene en el sistema inmunológico y en el cociente intelectual, es decir, podemos sanarnos tanto física como psicológicamente si la practicamos constantemente.

La meditación es un ejercicio intelectual

El principal objetivo para hacerlo es lograr tener paz mental, tener el control de tus emociones y sentires, las exigencias del modelo económico en el que estamos generalmente favorecen a llevar un estilo de vida sumamente desbalanceado, en el cual estamos constantemente estresadas, tensas, dejando de un lado el bienestar integral, preocupándonos únicamente por cubrir las necesidades básicas, por lo cual incluir como parte de nuestra rutina un momento en el que podamos liberarnos de esto y permitirnos conectarnos con nosotras mismas es primordial.

Entre los beneficios de meditar se encuentra:

  • Potencia la salud mental y física
  • Desarrolla el autoconocimiento
  • Desarrolla la inteligencia emocional y la empatía
  • Mejora la memoria
  • Alivia el estrés, la ansiedad y la depresión
  • Reduce la presión sanguínea
  • Aumenta la felicidad (literalmente)
  • Te ayuda a enfocarte en lo importante de la vida

Cuando se comienza a practicarla es complicado llegar a un estado de paz, por lo que puedes comenzar con meditaciones guiadas, aquí te dejo una como ejemplo, actualmente a través de las plataformas digitales es muy fácil encontrar muchas con diferentes características de tiempo, temática, estilos, etc., encuentra las que mejor se adapten a ti y tus propósitos.

Recuerda usar otros elementos para llegar al estado meditativo: música relajante, sonidos de la naturaleza, olores, etc. Puedes hacerlo al despertar o antes de dormir, cuidando la postura en la que lo haces, la más recomendada es la flor de loto, sin embargo, si te parece complicada o poco cómoda puedes hacerlo acostada con la espalda recta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *