La construcción de nuevos personajes femeninos en la era del streaming

Una vez identificada la opresión hacia el género femenino, es casi imposible no verla reflejada en todo lo que consumimos. De esta manera, nos es difícil poder identificarnos con personajes femeninos que nos muestra el mass media. Acá van tres series de Netflix que nos muestran protagonistas fuertes con las que podemos conectar.

El cambio social que nos trajo la ola feminista nos hizo no solo repensar nuestro rol en la sociedad machista y patriarcal, sino también qué es lo que estamos consumiendo. A través del contenido audiovisual vamos naturalizamos ciertas costumbres e incluso las llevamos a nuestra vida diaria.

Netflix, Equipo, Amortiguador, Teclado
fuente:pixebay.com

Los llamados micromachismos aparecen constantemente en cualquier serie, película, programas de televisión y cualquier otro medio; es por eso que muchas veces se usan como herramientas para adoctrinar y educar. Sin embargo, no todo está perdido. A nivel mundial estamos presenciando la caída de ciertos estereotipos –si bien parece que fuera muy lento el cambio−, que nos mostraban cómo debía ser una mujer, qué cuerpo tenía que tener, qué tenía que pensar, cuáles eran sus expectativas y cuál era su objetivo en la vida. Cada vez más nos encontramos con nuevos modelos de mujeres con los que podemos empatizar, que piensan por sí solas, que se cuestionan, que no quieren ser madres, que viven su sexualidad y tienen un cuerpo normal, con otras proporciones.

Y las nuevas plataformas de streaming, como Netflix, no se quedaron atrás y se sumaron al cambio, dándonos opciones donde los personajes femeninos tienen otras inquietudes, con las que nos podemos identificar. Dentro de la gran gama que ofrece la plataforma, elegí tres series –esto no significa que sean las únicas− para mostrar qué existen estos personajes, cuáles son sus cualidades y que los hace tan cercanos.

La primera serie que voy a nombrar es BoJack Horseman. Creada por Raphael Bob-Waksberg en 2014, está serie animada, que ya lleva cinco temporadas, está ambientada en Hollywood y se centra en la vida de una celebridad de los 90 que no encuentra su camino, con problemas de adicción y una infancia llena de abandono y maltrato, y su círculo cercano. Dentro de estos personajes principales, podemos rescatar a Diane Nguyen, una joven vietnamita norteamericana de Boston, feminista de la tercera ola y altamente intelectual que vive en Los Ángeles con su pareja, que también es un actor famoso de los 90. Es un personaje bastante introspectivo que se cuestiona constantemente, con luchas internas y con tendencia a la depresión. Su deseo es poder ser una escritora, poder escribir sobre los problemas sociales o políticos actuales; sin embargo, el ambiente superficial y snob que la rodea no deja de ser un impedimento para que esto suceda. La serie ironiza constantemente el mundo de las celebridades y todo lo que lo rodea, haciendo críticas constantes a los medios de comunicación y al sistema norteamericano.

Netflix, Control Remoto, Electrónico
fuente:pixebay.com

Diane se enfrenta constantemente a la cultura patriarcal que ofrece este mundo lleno de estrellas, donde para triunfar hay que ser hombre o una mujer hegemónica. Lejos de ser este el lugar que ocupa, Diane confronta a quienes tienen el poder, sostiene su postura y expone sus argumentos.

A lo largo de las temporadas, habla sobre el aborto, el acoso laboral, la corrupción de los grandes empresarios, la cosificación de la mujer, entre otros; siempre desde el lado de concientización. Y si bien exponerse le trae consecuencias –como a cualquier mujer que se sale de lo que “debe
ser”−, nunca deja de ser fiel a ella misma. La segunda es Big Mouth, creada por  Nick Kroll, Andrew Goldberg, Jennifer Flackett y Mark Levinen, en 2017.

También una serie animada, basada en historias reales de Kroll y Goldberg en su etapa de pubertad. Si bien es una serie para niñes, no muestra ninguna censura a la hora de hablar de cambios hormonales, diversidad sexual e identidad de género. Tal vez la clave es que habla de situaciones que podrían haberle pasado a cualquier niño que está pasando por esta transición; otra de las claves es que una de sus creadoras es mujer, con lo cual no hay tabúes para hablar de cómo se desarrolla una mujer y cómo puede vivir una sexualidad plena, básicamente como se les enseña a los hombres desde que son pequeños. Jessi Glaser es una de las protagonistas de la serie, y ocupa el rol de la inteligente y la razonable.

Si bien es feminista, se encuentra en un proceso de transición, ella también se está descubriendo, está descubriendo su cuerpo y cómo poder relacionarse. Para acompañarla por este camino, Jessi cuenta con su “monstrua hormonal”, quién la va a guiar por esta construcción mientras le explica sobre la menstruación, la masturbación, los cambios de humor, su desarrollo físico, entre otros temas. Lo interesante de la serie es cómo se abordan los temas sexuales, tanto del hombre como de la mujer, la cosificación que sufren las chicas en este período en el que sus cuerpos
están cambiando,
los abusos por parte de los adultos y el poder que tiene la mujer sobre su cuerpo, que no debería ser cuestionado. Siempre desde el humor, pero no deja de ser educativo.

Tv, Hombre, Ver, Habitación, Oficina
fuente:pixebay.com

Por último, tenemos Sex Education, una comedia dramática británica, creada por Laurie Nunn que se estrenó en enero de 2019. Como bien dice su nombre, esta serie va a hablar de sexo, pero no de una manera convencional, sino que va a tocar temas como el consentimiento, los traumas físicos que nos impiden poder mostrarnos desnudos ante otra persona, la disfunción eréctil, el orgasmo femenino, la interrupción de un embarazo no deseado, la virginidad –no vista como algo que hay que “perder”, sino como una elección−, la identidad de género y ser drag
queen. Y todo esto tratado por cada personaje como si fuera algo normal.
Si bien esta serie tiene varios personajes interesantes para analizar, nos vamos a centrar en Maeve Wiley, interpretada por la actriz Emma Mackey. Maeve es una marginal social, criada prácticamente sin padres, no muy sociable y sumamente rápida e inteligente. Va a ser ella quien convenza a Otis Milburn (otro de los protagonistas de la serie) para que se convierta en una especie de sexólogo en el secundario (básicamente la trama).

Nuevamente una feminista, Maeve es muy consciente del lugar que ocupan las mujeres en la sociedad, cómo son tratadas por disfrutar del sexo y por no querer cumplir con su supuesto rol biológico: ser madres. Ella va a romper con todos estos estereotipos y por esto, como está en la escuela secundaria, va a ser altamente cuestionada. De todas maneras, Maeve sigue siendo fiel a sus principios e ideologías y cuenta con herramientas para sostener su postura. Espero que esta breve descripción de estos personajes les den ganas de saber un poco más, ver las series e incluso sacar nuevas conclusiones o buscar más personajes que sean disruptivos a la cultura patriarcal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *