El síndrome de la cabaña: Ansiedad y estrés por volver a “la nueva normalidad”

Si cuidar nuestra salud física en México es un reto, pues la salud emocional está más desvalorizada que nada. Nuestras emociones y sentimientos están llenos de mitos y prejuicios, que por esa razón, obstaculizan aún más su atención y solución. Ahora, es el síndrome de cabaña lo que atenta contra el bienestar integral de hombres y mujeres, pues haber estado tantas semanas y hasta meses encerradas en casa, afecto drásticamente nuestra percepción del miedo, vivir en cuarentena. Pero ¿Qué es este síndrome?

El síndrome de la cabaña hace referencia a un conjunto de pensamientos con visión catastrófica ante lo que nos espera allá afuera. Pues haber estado tantos días sin convivir o estas desapegados de los sonidos y rutina a las que acostumbramos por años, nos hace creer que el mundo será muy distinto, el cual “ya no conocemos”.

Este síndrome, está relacionado con los síntomas de la ansiedad, estrés y el miedo que generalmente sentimos, así que las personas quien más lo puede desarrollar son quienes ya tenían problemas de ese tipo.

Te recomendamos: El arte de hablar, más fuerte cuando lo acompañas con un té

Para ConSalud la psicóloga, Andrea Vega Seoáñez afirmó que esto, no se trata de una enfermedad mental ya que justo al darle el termino síndrome” hace alusión a cuando una persona experimenta  “un conjunto de síntomas y reacciones tanto emocionales, como cognitivas y motoras tras determinada experiencia vital y a la que están íntimamente ligados”.

Es importante mencionar que este síndrome no está tipificado como tal, ni reconocido por la Asociación Americana de Psicología (APA). Ya que para ser reconocido como tal, tuvo que existir un estudio previo, el cual no se ha hecho. Sin embargo, ante la experiencia similar que algunas personas han expresado sentir esta cuarentena, ante la idea de regresar a fuera, es que ha generado interés por los especialistas y medio de comunicación.

“Después de tantos meses que hemos pasado encerradas, hay sentimiento de haber perdido habilidades adaptativas”

Algunas de las emociones y sentimientos que ha generado estar en cuarentena son:

  • Desasosiego por lo que va a ocurrir (claro parte de la subjetividad de cada persona).
  • Tristeza de que las cosas ya no sean o son como antes.
  • Impaciencia antes ciertas actividades o hechos.
  • Nerviosismo racional o irracional.
  • Insomnio por todo lo mencionado, cuesta sentirte relajada para conciliar el sueño.
  • Miedo de haber olvidado la interacción en un ámbito laboral, social, escolar o cualquier otro.

Es entendible, la ansiedad, miedo y estrés que hoy día regresar a la famosa “nueva normalidad” puede ocasionar para la sociedad, pues algo que nos hace sentirnos seguras es tener control sobre lo que pasa, y ahora con tanta incertidumbre económica, familia, de salud y es que, si al inicio hubo resistencia y miedo al cambio de adaptarnos a estar en casa, ahora que lográbamos acostumbrarnos, se lanza la noticia de retomar actividades.

 “El hogar es un refugio ante este marco general de incertidumbre, donde se buscan espacios que apelen a la seguridad y al control”, explicó Laura Solana, psicóloga quien fue entrevistada por El País.

Leer: Gaslighting: abuso emocional sutil y tácticas para erradicarlo

Situaciones que facilitan este “síndrome” son:

  • Haber tenido previamente problemas para gestionar la ansiedad, angustia, estrés y miedos (racionales o irracionales).
  • Haber pasado la cuarentena sola.
  • Haber sido despedida de su empleo.
  • Perder contacto con amistades.

Recomendaciones para no dejarse invadir ni detener por el “síndrome de la cabaña”

  • Darse cuenta de lo irracional que pueden ser los miedos e ideas que te invaden, seguro si tienes las habilidades o sabrás que hacer para resolver cualquier acción que creas has olvidado.
  • Meditar y hacer ejercicios de respiración, te recomendamos leer: 10 Razones para hacer yoga si eres una mujer muy ocupada
  • Asistir a terapia psicológica, es vital, ya que muchos problemas psicológicos, pudieron dimensionarse a mayor escala.
  • Volver poco a poco al contacto con las personas y actividades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *