“Cuando me asumí feminista se alejaron mis amigos y un padre que me lastimo demasiado”

Creo que todas, más de una vez nos hemos preguntado cómo asumirnos feministas o nos preguntamos si el proceso de las demás es menos doloroso que el de nosotras, menciono este sentimiento porque creo que cuestionarte las formas más básicas de vivir es todo un reto, es un duelo donde dejamos muchas cosas detrás. Las siguientes líneas vienen desde mí sentir, de cómo fue mi proceso personal y como pase por ese dolor, quisiera que fuera como esa palmadita en la espalda que todas necesitamos en algún momento.

Pueblo, Adulto, De Dos, Uno, Mujer, Ropa
“Siempre quise ser libre, volar como bruja”

Mi niñez y adolescencia, la pase en un pueblo pequeño de Jalisco que es bastante conservador en las costumbres y tradiciones, mi familia era bastante conocida por lo que siempre vigilaban mis actitudes, comportamientos o acciones, era hija de maestros, y con un apellido paterno que cuidar, fue así que me volví una mujer que cuidaba todo lo que decía o hacía, me mude a la ciudad de Guadalajara para estudiar sociología, todo comenzó siendo nuevo para mí, aquí se vivía con más libertad que en casa, siempre he pensado que todas tenemos algo de feminista y que tarde o temprano ese sentimiento te obliga a tomar una postura, en la escuela fue cuando comencé a indagar más en el tema, acudía a charlas y todo eso. Yo no me declaraba feminista por múltiples razones, una de ellas era porque me parecía bastante cansado estar explicando que no odiamos a los hombres y cuál era el punto de partida del movimiento, otra era por las burlas de mis amigos con la categoría de “feminazi”, no quería perder lo que según yo tenía seguro. Fue hace aproximadamente un año que decidí definir mi postura, en mi caso fue una situación familiar la que termino por detonar, yo vengo de una familia un tanto disfuncional, la relación de pareja de mis papas nunca fue sana, mi padre ya venía de 3 relaciones fracaso y con 5 hijos, mientras que mi mamá de una familia sumamente conservadora.

Protesta, Demostración, Comunismo, Lucha
“No estás sola”

Las infidelidades de mi padre se acumularon, junto con el cáncer de seno de mi mama, todo esto hizo que la relación terminara por explotar, mi papa salió de casa con la premisa “necesito buscar mi felicidad, él ejerció todo tipo de violencia contra mi mama, y cuando se fue creyó que podía seguir haciéndolo, la exponía como una mujer sin escrúpulos, nos demandó por la casa obligándola a vivir una presión continua en los juzgados, todo esto me hizo reaccionar. Lo más difícil para mí fue dejar de romantizar todas mis relaciones, sobre todo la paterna, creo que eso, es lo que más nos cuesta alejarnos de nuestra familia, hermanos, tíos, primos, porque nos impregnan la idea de que un lazo sanguíneo es más fuerte que nuestro propio sentir. Conforme buscada en mi historia personal, me dada cuenta de que las historias de las mujeres de mi linaje familiar me exigían salir, brotan las heridas de mis abuelas y tías que sufrieron toda su vida del machismo, las lecciones mal aprendidas de mi mama y mis reconstrucción personal llegaba a mí.

Cuando me asumí feminista, se alejaron muchas personas de mí amigos, familia, deje mis ideales y a un padre que me lastimo demasiado, hoy creo que he ganado más de lo que perdí, tejí una red de sororidad con mis colegas que hasta ahorita es lo que más me impulsa a seguir, ellas me escuchan y me ayudan a levantarme cuando mi mundo tiembla.

Puños, Cielo, Rojo, Negro, Lucha
Si no te sientes cómoda, aléjate.

Lo único que yo les podría recomendar es que se escuchen, si no te sientes cómoda con un grupo de amigos o en una reunión familiar aléjate, valora  siempre más lo que sientes, hazte tu prioridad, quiérete tanto como sea posible y respétate tanto como te quieras, ama tus curvas, tus vellos, tu sonrisa, tu tristeza, agradece a tus pies cada paso que das, rodéate de mujeres te quieran y que te hagan sentir querida, que vayan en tu mismo proceso, todas hemos dudado de si asumirnos feministas es lo correcto, ya sea por miedo a las críticas o a lo que supuestamente perderemos, pero les juro que el aprender a escucharnos y a amarnos, es más valioso que tener a esas personas en nuestras vidas, si buscas en tu historia, reconocerías heridas de tus antepasadas, heridas tuyas que buscan sanar, nuestra historia nos ayuda a reubicarnos, no olvides que esta la lucha es de todas y que por ende nunca vas a estar sola, todas caminamos juntas, un abrazo lleno de sororidad y de amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿Podemos ayudarte?
Powered by