“En México debemos cuidar no solo nuestra salud, sino también nuestras carteras” Opinión

Infinidad de ideas, teorías, visiones y posturas surgen a raíz de lo que a nivel mundial vivenciamos a costa del CORONAVIRUS, entre los que tienen miedo y quedan pasmados ante el shock y la incertidumbre que esto provoca, hasta los que hacen compras de pánico aprovechando su buena posición económica, hay unas cuantas personas que creemos que el famoso CORONAVIRUS fue provocado para fortalecer a las elites y debilitar más a quienes ya se les considera débiles, por las escasas herramientas con las que cuentan, así es, al pueblo.

La Inmunización, Ciudad, La Gente
Fortalecer a las elites y debilitar al pueblo.

¿Quién es el pueblo?

Somos esa clase trabajadora, esa que se desempeña más que nada en el empleo informal, esos que vamos al día y hay uno que otro que por encontrarse de manera fija en una empresa, cree que ha ascendido su estatus pero la realidad es que sigue siendo tan solo un peón con venda en los ojos. El pueblo somos aquellos que emprendemos sin muchos recursos, ni humanos ni económicos, que pagamos rentas y que un mes de no trabajo implica probablemente que desparezca totalmente nuestro negocio. El pueblo somos los que vamos a escuelas publicas o que nuestros padres están endeudados para pagarnos una colegiatura en escuela privada, el pueblo somos aquellos que compramos a pagos televisores, celulares, somos los mayores consumistas de netflix, youtube, los que vemos vídeos de aquellos vloggers que según nos representan y los cuales viajan por el mundo y crean dinámicas en donde la complejidad de su realización es cero pero la inversión económica es de miles de pesos. Mientras nosotras pensamos “algún día”.

Recordando lo investigado por Naomi  Klein, periodista y escritora de La doctrina del shock en donde se explica que si las políticas económicas del Premio Nobel Milton Friedman y de la Escuela de Economía de Chicago han sido establecidas en países con modelos de libre mercado es a causa de los impactos sociales que provocan conmoción, pánico, miedo y ponen a la sociedad en un estado tan vulnerable para que las elites políticas y económicas pueden imponer sus reformas.

Calle, Mendigo, Mujer
Mexicanos y mexicanas vamos al día.

El miedo, cuando es compartido y dejamos que nos inmovilice, no solo físicamente, sino mentalmente, provoca que lo único en que pensemos sea en situaciones de supervivencia, sea en no arriesgarnos. El coronavirus nos mantiene en nuestros hogares, el mundo godín en países tercermundistas parece querer y ver positivo el reto de adaptarnos a trabajar desde casa, adoptar el home office y como dicen en facebook, demostrar que en calzones o en pijama somos productivos. Desde mi postura, me aterra esa idea. Mantenernos encerrados, sin dialogo ni debate y hacernos aún mas individualistas de lo que este sistema capitalista ya nos forma ¿En serio es favorable? No para el pueblo, si para los que mantienen el control. Sería mas fácil controlarte desde ahí. ¿Que el sueldo aumentaría? ¿Que tendrías más tiempo?

Jamás a un empleado se la ha pagado equitativamente proporcional a lo que genera, las técnicas de control cambiarían, la gestión e incertidumbre laboral aumentaría, como sociedad no solemos presumir de una gran habilidad comunicativa y si hablando en persona, pese a que nos apoyamos del tono de voz, de la expresión corporal, no nos entendemos, ahora limitar ese lenguaje corporal a solo la cabeza y cuello, que es lo que vemos en pantalla, limitar la voz a la probable interferencia de los micrófonos y la mala señal de nuestros paquetes, limitar el contacto humano, algo que las generaciones más jóvenes ya de por si evitamos poco a poco más.

El CORONAVIRUS tiene perfectamente definido a su “victima”, personas de la tercera edad. Ancianas y ancianos que ya no son productivos para este sistema, serían un verdadero caos, si los que mueren somos las/los jóvenes y personas adultas, los que seremos o somos ya productivos y así, útiles, para seguir generando dinero, bienes, mano de obra, etc.

Paredes, Urbana, Reflexión, Sucio
Jóvenes que no son productivos por enfermedad, no son necesarios para el sistema capitalista.

MATAR A PAÍSES VIEJOS, DEJAR A LOS JÓVENES

Ser joven siempre ha sido el mejor negocio. No importa el giro de la empresa, puede ser moda, transporte, turismo, siempre buscan empleados jóvenes, solteros de preferencia, aunque si son hombres no suele importar y en Italia, país en donde el índice de mortalidad a causa del CORONAVIRUS es el más grande, el Instituto Nacional de Estadísticas italiano (Istat), en Italia dice que tiene aproximadamente 14 millones de personas mayores de 65 años, lo que representa alrededor del 22% de la población.

“Constatamos una mortalidad considerablemente más elevada en los países que tienen poblaciones más viejas en relación con los países más jóvenes”

Explicó la demógrafa y profesora de Salud Pública, Jennifer Downd.

Pero el CORONAVIRUS no solo mata por ser de la tercera edad, sino por la calidad de salud y estadísticamente las personas enfermas hacen perder millones a las empresas.

México en mis palabras es un país resiliente. Históricamente ha pasado por revoluciones, movimientos, partidos políticos que no hacen más que agarrarnos como costal de boxeo y pese a eso, las familias mexicanas siempre han sabido salir adelante. No cabe duda que el CORONAVIRUS nos dejara a unos más que a otros con mayor pobreza económica, pero esperemos que la riqueza social, la de creer en la unión y de sentir más empatía aumente.

Es momento de no solo cuidar nuestro cuerpo, sino también nuestras carteras y monederos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola
¿Podemos ayudarte?
Powered by