Cómo detectar el abuso sexual infantil

Lamentablemente México ocupa el primer lugar en abuso sexual infantil, según cifras de la OCDE, presentando 5.4 millones de víctimas al año, sin embargo, al tratarse de un delito sumamente silenciado y protegido, ya que en la mayoría de los casos los agresores son parte de la familia o personas de “confianza”, se estima que solo 1 de cada 100 casos es denunciado, es decir, el problema es una emergencia nacional.

México tiene los presupuestos más bajos para combatir este grave problema, ya que sólo el 1% de los recursos para la infancia está destinado a la prevención y protección del abuso sexual y la explotación, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), sin embargo, disminuir estas cifras es un reto que requiere la participación de toda la población, pues proteger a la infancia es responsabilidad de todas/os.

Señales para detectar el abuso sexual infantil:

Existen conductas que nos pueden dar indicios de si alguien está siendo víctima de este delito, pero no necesariamente se presentan de la manera aquí descrita, ante cualquier duda, por mínima que sea, hay que darle seguimiento.

Conductas sexuales: Puede narrar o imitar conductas sexuales propias de los adultos, utiliza sus juguetes con connotación sexual, en sus dibujos refleja genitales o pone mensajes sexuales.

Cambios en su estado de ánimo y comportamiento: Puede mostrarse irritable, con altos niveles de ansiedad, lloran sin razón aparente, rechazan el contacto, tienen conductas regresivas como orinarse, volver a hablar como bebé, etc. También impacta en su descanso, produciendo pesadillas frecuentes, cambios en su alimentación y su rendimiento académico.

Es muy difícil que las/os niñas/os mientan sobre un abuso sexual ya que no hay otra manera en la que ellos puedan acceder a la información para describir un hecho así, por lo que, ante la mínima sospecha o expresión de esto, se tiene que indagar más y recurrir a la ayuda necesaria: psicológica y legal.

Recuerda que para el/la menor tú eres su soporte emocional y aunque no alcanzan a comprender todo lo que conlleva el abuso, sienten que es incorrecto, que es algo secreto y que daña, por lo que se les debe de escuchar con calidez, no hacerlos sentir culpables y que sepan que se les brindará apoyo incondicional, así se sentirán con la confianza de expresarlo y enfrentarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *