PACHAMAMA,  Vida ECO

5 Sustitutos de carne para disminuir el consumo de proteína animal

El consumo de carne siempre ha sido visto como un manjar para algunos y un alimento infalible en su comida diaria; mientras que para otros, es una crueldad completa que va en contra de sus creencias. Con el pasar de los años la tendencia de disminuir o erradicar el consumo de proteína animal de la dieta ha ido creciendo por diversas razones. 

Cada cierto tiempo aparecen nuevos términos para denominar diferentes preferencias, y de la misma manera; han sido relacionadas con una infinidad de nuevas dietas que prometen resultados asombrosos en cuanto a la estética corporal y al logro de disfrutar de una salud envidiable. Seguramente, palabras como vegetarianismo, ovo-vegetarianismo, veganismo, ovo-lacto-vegetarianismo, flexitarianismo, entre otras; probablemente las hayas escuchado, leído, visto en televisión o es el nuevo régimen alimenticio que decidiste seguir y realmente parecen verdaderos juegos de palabras.

Es muy importante que antes de inclinarse por cualquier opción que a continuación se da a conocer, siempre priorices el escuchar a tu propio cuerpo y de acuerdo a eso puedas escoger lo que más te convenga; considerando tu bienestar integral por sobre todas las cosas y recordando que mientras te haga bien a ti y no dañe a nadie lo que decidas hacer estará perfecto.

Como incentivo para que te animes a mejorar tus hábitos alimenticios y consideres probar nuevas opciones entre ellas tófu, seitán, quesos vegetales, hamburguesas veganas, y garbanzos como reemplazo al consumo de carne. Con mucho cariño te compartimos tres opciones deliciosas, nombrando sus beneficios y una receta súper fácil, riquísima y lo mejor de todo asequible a cualquier bolsillo.

Leche de soja y tofu
  • Ceviche de garbanzos
Ceviche de garbanzos

Entre los beneficios de consumir garbanzos se encuentran la reducción del colesterol en la sangre, disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades al corazón; su alto contenido en fibra ayuda a mantener un movimiento digestivo regular. También cuentan con vitamina C, vitamina B6, y potasio; que es un excelente aliado debido a su efecto vasodilatador para controlar la presión alta.

Necesitarás: 1 taza de garbanzos cocidos, ¼ de taza de jugo de limón, ½ taza de cebolla picada, ½ taza de pimentón rojo picado, ½ taza de cilantro picado, ½ zanahoria, ½ tomate, ¼ calabacín, ¼ taza de vinagre, ¼ cucharada de azúcar, 1 cucharada de aceite de oliva o cualquier otro de origen vegetal, ½ cucharada de sal y pimienta al gusto.

Preparación: Iniciamos picando todos los vegetales y los colocamos en un recipiente, luego en otro combinamos el jugo de limón, el aceite de oliva, el vinagre, el cilantro, el azúcar, el aceite, la sal y la pimienta. Por último mezclamos los vegetales con la preparación del aderezo y le dejamos reposar 1 hora en el refrigerador para luego servir.

  • Hamburguesa de lenteja

Las lentejas nos aportan carbohidratos, grasas saludables y proteínas de alta calidad. Por lo tanto son aliadas para una buena salud intestinal y digestiva a más de brindar una sensación de saciedad. La grasas buenas que posee permiten mantener un corazón saludablemente contento, y colaboran conservando los niveles de glucosa estable, así como aportan un alto contenido en hierro.

Necesitarás: 1 taza y media de lentejas cocidas, 1 zanahoria rallada, 1 cebolla picada en juliana, 1 pizca de jengibre en polvo o una pedazo de jengibre fresco rallado (al gusto), ½ cucharadita de sal, pimienta al gusto, 1 paquete de galletas saladas de tu preferencia, ½ cucharada de salsa de soya.

Preparación: Licuamos las lentejas y las reservamos, en una sartén colocar el aceite y la cebolla y dejarla dorar moviéndola, a continuación añadir la zanahoria y la soya y dejar cocinar, mezclando por unos 8 minutos, si es de tu agrado colocar el jengibre rallado fresco o en polvo. En un recipiente trituramos las galletas saladas y reservamos. Luego agregamos las lentejas y mezclamos hasta que se incorporen y después salpimentamos al gusto. Finalmente mezclamos las galletas majadas a la combinación hasta conseguir una masa. Por último formamos bolitas para dar forma a nuestras hamburguesas y las freímos. Esta deliciosa preparación puede conservarse refrigerada en un recipiente con tapa por 15 días.

  • Seitán
Seitán en estofado

Es rico en proteínas y bajo en grasa, no tiene azúcares ni fibra, contiene minerales como sodio, calcio y potasio. Aporta una sensación de saciedad y es un alimento que mantendrá tu corazón feliz, no apto para celíacos por ser preparado a base de gluten de trigo y su bajo contenido calórico lo hace un aliado a la hora de conservar un peso saludable. Siendo lo más conveniente el costo de preparación relativamente bajo.

Necesitarás: 500 gramos de harina de trigo, 500 ml de agua, una cucharadita de sal.

Preparación: En un recipiente grande colocar la harina y la sal y mezclarlo, haciendo un agujero en el centro verter el agua. Remover con una cuchara e incorporar la harina de a poco hasta formar una masa. Ahora, amasar con las manos como si de pan se tratara hasta conseguir una bola homogénea. Después, taparlo y dejar reposar una hora. A continuación llenar de agua el bol hasta cubrir la bola y se procede a amasar en el agua con las manos; cada vez que el agua se ponga blanca tirarla y reemplazarla y seguir con el proceso hasta lograr una textura elástica (como chicle) de un color amarillento. Escúrrelo bien y estará listo para cocerlo, en agua a fuego medio o medio alto una hora, Finalmente lo retiras del fuego y lo preparas como si de carne se tratara o lo refrigeras en un recipiente con un poco del caldo en el que lo cociste. También puedes darle la forma que tú desees. Recuerda que durante la preparación la cantidad de seitán se reducirá considerablemente.

Estas exquisitas alternativas te abrirán el apetito y la puerta a un mundo coloridamente delicioso, cuyas opciones son infinitas. ¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *