COLUMNAS LMN

3 razones que provocan envidia entre mujeres y cómo sanarlas

Envidiar a una mujer es uno de los sentimientos a trabajar en esta cultura patriarcal que gana más fuerza por cada vez que nosotras no sanamos nuestros lazos.

En alguna etapa de nuestra vida, muchas de nosotras envidiamos a una mujer. Tal vez era porque la percibíamos como alguien más bonita que nosotras o más inteligente o más exitosa o todo eso junto.

Cuando hablo de esto con amigas, me parece curioso como cada una envidia algo en especial. Es decir, en algunas, lo único que les hace arder en envidia es la belleza física de otra mujer. Que su cuerpo sea más esbelto, que siempre luzca radiante, femenina y glamorosa.

Mientras otras envidian la atención que reciben por parte del mismo circulo de amigos o conocidos. En mi caso, no envidio la apariencia o la atención, lo que a mi – confieso – varias veces me ha hecho envidiar a una mujer, es que tenga algo que yo quise o quiero.

Por esa razón y particularidad, para mi, sentir envidia tiene algo de positivo, pues si canalizamos esa envidia como un trabajo de autoconocimiento y empoderamiento el resultado será más que beneficioso para cada una.

¿A qué me refiero?

ENVIDIA PORQUE “ELLA” ES MÁS BONITA

En el caso de mi amiga que te cuento que envidia la apariencia física, podría preguntarse a ella misma ¿Por qué considera que ella (mi amiga) es fea? ¿Por qué considera que la belleza física es lo que le da o resta valor a una persona? ¿Por qué se compara físicamente con otras? ¿Y si alguien es más linda que ella, por qué le importa?

Preguntas de ese tipo la harían darse un clavado a su infancia, a los estereotipos que se adjudico (lo más probable de manera inconsciente) y a creencias sociales y familiares que no le están permitiendo aceptarse. A eso me refiero cuando hablo de un trabajo de autoconocimiento.

En el caso de empoderarse a través de ese sentimiento inicial llamado envidia, consistiría en aceptarse y mejorar lo que no le guste de ella.

ENVIDIA PORQUE A “ELLA” LE HACEN MÁS CASO

Otra amiga, me platicaba hace poco que lo que la hacia sentir envidia era la atención que recibía de aparentemente todas las personas quienes la rodeaban. Por supuesto, que un listado de preguntas similares podría hacerse, en este caso: ¿Por qué a ella le ponen más atención? ¿Qué considero yo que es poner atención? ¿Qué tengo o hago yo, que siento que nadie me pone atención? ¿Siempre siento que no me ponen atención? ¿En dónde? es decir, ¿En mi casa me siento igual? ¿Sólo en la escuela/trabajo? si quiero la misma atención que ella tiene ¿Qué puedo hacer para obtenerla? ¿Eso iría conmigo?

Pero en este caso, encuentro una pregunta básica ¿Yo misma me pongo atención?

Para que logres canalizar estos sentimientos y creencias en un proceso que te empodere, tal vez podrías comenzar por identificar habilidades sociales que te gustaría trabajar, como por ejemplo: ser más asertiva, honesta, directa, divertida, etc…

ENVIDIA PORQUE “ELLA” TIENE MÁS QUE YO

En esta sociedad capitalista se nos valora por lo que tenemos y hacemos, no por ser simplemente nosotras. Hay que postear en Facebook lo que compramos o logros académicos, laborales y hasta sociales para que nos sintamos validadas. Ok, no todas, pero la sociedad cada vez se orilla más a ese tipo de validación.

Como te confesaba, yo he llegado a envidiar a mujeres que triunfan en un área especifica, en una que abandone hace mucho y que ellas si tuvieron el valor de seguir y por lo tanto, el resultado de su constancia se hace visible con el paso del tiempo. Así que ver, como crecen en ese ámbito, a veces me hace sentir frustrada.

Si en tu caso, también has llegado a envidiar a alguien que consiguió un mejor puesto laboral que el tuyo, un premio por su logro o que sale con el chico que a ti te gustaba (desde mi perspectiva siento que va en esta misma área) , posiblemente hay una habilidad que no estas queriendo explotar.

Pues, pretendiendo sonar positiva para motivarte, te puedo decir que reconocer qué es lo que te está estancando a ti es posible y más fácil de lo que piensas. Pues, algún miedo no te atreves a aceptar, pero te digo que en cuanto lo hagas y mejor, te atrevas a enfrentarlo, hasta creerás que por arte de magia todo comienza a mejorar en tu vida.

No maximizar ni idealizar la vida de otras, te puede ayudar mucho, ya que en pensamiento autodestructivos solemos pensar que la vida de TODAS, sí, así pensamos, DE TODAS menos la propia esta bien. Y créeme, no es así.

TODAS tenemos altas y bajas y TODAS enfrentamos infinidad de miedos.

LA SORORIDAD NOS HACE MÁS FUERTES

Conocer otras perspectivas y aceptar errores en una misma nos va a hacer mujeres más libres. Pues si ubico el problema, puedo darle solución y dar el siguiente paso.

Ayudarnos entre nosotras nos ayudaría a crecer más en conjunto y no sólo a nivel individual, sino como sociedad. Por eso, trabaja en ti, asiste a terapia, medita, escribe, lee, escucha y sobre todo, trabaja en quererte porque mujer a mujer, es como vamos construyendo un tumulto de mujeres más seguras, capaces e imagina el impacto social y beneficios que podrían secundariamente ocurrir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *